Laura Fernández

SINGLE POST

Va de polaridades

 

 

 

Como terapeuta energética y astróloga, vienen a mi consulta mujeres con la polaridad masculina "trinxada" que se llama en catalán, rota. Dando pie, a relaciones con lo masculino conflictivas, con ello la pareja. O como lidiar con la propia vida. 

 

Cabe señalar que polaridad no es lo mismo que sexualidad. La polaridad esta inherente en cada uno de los seres de este planeta y es el masculino-femenino. Yin-Yang. Sol-Luna. 

 

En Astral, estamos con un movimiento femenino inaudito, solo hace falta ver, como la mujer en el mundo está diciendo basta a un patriarcado que no la ha tenido en cuenta y que ha sido explotada y abusada. Es por eso que pasamos al otro polo, pues las energías se compensan. 

 

Aunque quiero apuntar, que es justamente en el equilibrio interno de todos los hombres y mujeres, donde radica la sanación absoluta. No solo de nosotros mismos, sino del planeta. Será así como no proyectemos más afuera el desequilibrio, haciendo culpables al otro. Hombres y mujeres de conciencia existen. Como mujeres y hombres en desconexión.

No es casual que esté escribiendo este artículo cuando Venus está Retrógrado en Escorpio, pues este emplazamiento nos está pidiendo transformación. En como nos vivimos en relación, con nuestra sexualidad, como nos damos al otro, como expresamos el amor etc...

 

Este artículo, señala, que si estas dos polaridades no están armonizadas o equilibradas no te permitirán vivirte en una relación consciente. Sino bajo el prisma de la necesidad y la dependencia. 

 

La parte Masculina Iluminada sus dones son: la acción, la dirección, la lógica, la relación con el mundo, ejecuta, tiene confianza, es competente consigo mismo/a, seguridad, da estructura y orden.

Tiene presencia.

Su elemento es el Aire y el Fuego y su música la percusión. Yang.

La parte Masculina Retrógrada es: agresiva, castrador emocional y de la vida, siempre ocupados/as de un lado al otro. En tensión, con la actividad mental en el hacer más que en el sentir. Exigente. Poco empático.

(Insisto!! no son los hombres, sino la energía masculina inherente en los dos sexos que nada tiene que ver con la sexualidad).

 

La parte Femenina Iluminada es: creativa, instintiva, intuitiva, cuidadora nutricia, comunica, cariñosa, tierna, fluida, se adapta al cambio, se abre y es introspectiva. Entre otras muchas cualidades.

Su elemento es el Agua, la Tierra.

Su música es la lírica. Yin.

La parte Femenina Retrógrada representa: la amargura, la indefensión, la duda, la apatía interna, la inseguridad, el abandono, la dificultad en materializar nuestras ideas y el instinto se adormece, se congela.

 

¿Cómo hacer entonces?

Para equilibrar nuestras polaridades hombres y mujeres, debemos responsabilizarnos de nuestro equilibrio interno. Para ello observar. Como me vivo en relación con todo, no solo con mi pareja, sino con la propia vida. 

Y después buscar mi opuesto interno iluminado. Por ejemplo: Si soy mujer y tengo mi parte femenina desequilibrada voy a dirigirme a la polaridad masculina iluminada. Voy a buscar en mi, los recursos que tiene mi polaridad masculina y que están a mi disposición dentro de mi.

Si soy una mujer insatisfecha, que no acciono y no confío en mi misma me voy a enfocar en ponerme metas y darme confianza.

Y si por el contrario soy mujer y mi polaridad masculina prevalece (siempre voy corriendo, en tensión, solo hago que ocuparme de los demás.... ) voy a ir más adentro, a darme mis espacios, a conectar con mi sentir para tratar y tratarme con ternura. 

Igualmente si soy hombre y tengo mi parte masculina más en retrógrado me dirijo a mi opuesto. La parte femenina iluminada. Siempre buscaré mi opuesto, como en el dibujo. Haciendo cruces:

 

           

                Polaridad Femenina Retrógrada                                                               Polaridad Masculina Retrógrada

 

                Polaridad Femenina Iluminada                                                                 Polaridad Masculina Iluminada

 

 

 

 

 

 

 

"Si solo te conocieras a ti mismo

siquiera por un momento,

si sólo 

pudieras vislumbrar tu rostro más bello,

tal vez no te dormirías

tan profundamente en esa casa de barro.

¿Por qué no mudarte a la casa de la alegría que tiene

brillo en cada grieta!?

Porque tu eres el tesoro portador del secreto!, y siempre lo has sido.

¿No lo sabías?"

-RUMI-

           

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

2017 Laura Fernández